Para leer juntos: Los colores de la libertad

Por Alejandro Alonso

Una hormiguita sola es imposible,
pero espera porque sabe ya,
que igual que muchas gotas forman mares,
muchas hormigas llegan a formar
una gran comunidad…
“Las hormigas mueven la montaña”,
del musical El diluvio que viene.

elefanteHace poco más de cuatro décadas, Elsa Bornemann nos decía que hay “elefantes” que ocupan mucho espacio. Los elefantes son molestos, disputan el territorio a quienes lo detentan, poniendo en evidencia la arbitrariedad en el ejercicio del poder. Un elefante ocupa mucho espacio fue publicado originalmente en 1975 por Ediciones Librería Fausto para su colección “La Lechuza”, y tenía ilustraciones del rosarino Ayax Barnes. La obra —que en 1976 formó parte de la Lista de Honor del International Board on Books for Young People – IBBY— fue prohibida por decreto en 1977, en el marco de la dictadura militar en la Argentina.

1-elpuebloquenoqueriasergrisLa misma suerte tuvo otra obra infantil icónica, también ilustrada por Barnes: El pueblo que no quería ser gris (Buenos Aires, Ediciones Rompan fila, 1975). El libro, escrito por Beatriz Doumerc —a la sazón, la esposa de Barnes, y probablemente la culpable de que él ingresara en el universo de la ilustración para la literatura infantil—, también se enfoca en la disputa de espacios de poder y en la desobediencia como recurso contra la arbitrariedad.

El pueblo que no queriaEl libro de Doumerc y Ayax fue reeditado por Colihue, para su colección “Tal para Cual”, un hecho que hay que celebrar. Vale aclarar que “Tal para Cual” fue lanzada el año pasado por Colihue para dar cabida a los libros de Doumerc y Barnes. A la fecha, forman parte de este catálogo El pueblo que no quería ser gris, Cómo se hacen los niños y Aserrín, aserrán (tanto en ediciones en cartoné como en rústica). Otros títulos irán apareciendo en 2016.

“Inauguración de la Muestra “Tal Para Cual”, en el Museo del Libro y de la Lengua”

pueblo1Las circunstancias de esta colección también merecen ser mencionadas. Colihue trabajó con ejemplares aportados por Pablo Medina —el fundador de la biblioteca La Nube—, y con Gabriel Barnes, hijo de la pareja y también escritor. Allí donde no fue posible acceder a los originales, se hizo un trabajo de escaneo, limpieza y recuperación a partir de libros que originalmente salieron a través de editoriales como Rompan Fila, Shapire o la uruguaya Nordan.

Junto con Un elefante ocupa mucho espacio, El pueblo que no quería ser gris pone sobre la mesa temas urticantes para la época y en la actualidad, como la libertad y la reivindicación de los derechos. El texto de Doumerc se inscribe en la tradición más clásica del género, sin solemnidades y con mucho humor. Las ilustraciones de Barnes fueron elaborados originalmente con brea. Curiosamente, aunque —como cuenta Gustavo Roldán— Barnes “parecía orgulloso de lograr que el dibujo con brea no tuviera relieve”, la realidad es que ese relieve está. Los dibujos poco convencionales de Barnes le aportan al conjunto de la obra un “espesor” que invita a los lectores (sobre todo a los que tienen algunos años encima, padres y mediadores de lectura) a revisitar las páginas, compartirlas y pensarlas más allá del texto llano de la fábula.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Docentes, ilustración, libros, Literatura Infantil, narrativa y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Para leer juntos: Los colores de la libertad

  1. Pingback: Me dijeron que en el reino del revés… | Buhonito' s Blog

  2. Pingback: Regreso a Vendavalia | Buhonito' s Blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s