Las voces de la identidad

El tema de la identidad —ya sea que tenga relación directa o no con las apropiaciones ilegales de bebés en la década de 1970— se ha convertido en materia recurrente dentro de la literatura argentina de las últimas décadas, y la literatura infantil y juvenil no escapa a esta realidad. Que un tema se convierta en tópico (en el sentido de ser recurrente, de transformarse en una receta utilitaria o en un remanido complemento pedagógico) coloca a la temática en la misma categoría que los heresiarcas de Uqbar guardaban para los espejos y la cópula.

Las buenas narraciones escamotean el tema, que luego emerge del conjunto de los hechos relatados. Descubrirlo debería ser exclusiva potestad del lector, no importa de qué edad. En literatura, no se escribe sobre la recuperación de la identidad para pasar una serie de mensajes relacionados. Se escribe (punto) y, si hay suerte y pericia, el lector acompañará a los personajes que pierden o recuperan la identidad, se identificará con la búsqueda y las dudas, padecerá las crisis y tal vez, si le place, se alegrará al final.

Creo que éste es el caso de Las voces del bosque, de Estela Pérez Lugones, una novela juvenil que en 2016 ganó el Premio Sigmar de Literatura Infantil y Juvenil, en coincidencia con el aniversario 75º de esa casa editorial. La autora viene escribiendo desde hace bastante, concurriendo a talleres como el de Silvia Schujer y perseverando en esta tarea. En palabras de uno de los jurados, el especialista en literatura infantil y juvenil Mario Méndez, el reconocimiento “es el premio a una luchadora”.

Estela Pérez Lugones (con Alejandro Alonso) en la entrega del Premio Sigmar

Estela Pérez Lugones (con Alejandro Alonso) en la entrega del Premio Sigmar

En un tono cálido, a través de imágenes de gran belleza, y apelando a una serie de recursos de lo más variopintos (que van desde el culebrón/telenovela a la magia serena de los grandes relatos de corte fantástico), Pérez Lugones logra introducir al joven lector en una aventura casi policial donde los conflictos familiares, la historia de los personajes, la mística del paisaje, la relación del hombre con la tierra y la búsqueda de la identidad van tomando de a poco el protagonismo. Personalmente, sólo lamenté cierta falta de gradualidad en las revelaciones y peripecias de los personajes, probablemente asociada a los límites de extensión que propone el género o a la paciencia que (se podría suponer) los lectores jóvenes están dispuestos a concederle a la narración (probablemente más efímera que la de quien suscribe).

La edición que Sigmar hizo del volumen para su colección Telaraña está inteligentemente ilustrada por Celeste Berlier, cuyos trabajos ya hemos visto en la cartelería de la Feria del Libro de hace tres años, y en Francesca imagina, de Diego Rojas (Quipu, 2011).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Aventura, Fantasía, ilustración, libros, Literatura Infantil, Literatura Juvenil, narrativa, Policial y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Las voces de la identidad

  1. Cris Colombo dijo:

    Alejandro: Son muy valiosas las reseñas de buhonito, comprometidas y esclarecedoras. Valoro tu aporte a la LIT infantil invisibilizada en los medios y las redes entre otros ámbitos. Gracias.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s