La larga sombra de Fabrizio Montecchi

Fabrizio Montecchi es un perfeccionista. Articula sus exposiciones con exactitud, utilizando un abanico de recursos que van desde telas en movimiento a máscaras, todo ello integrado con el uso de diferentes pantallas y un conjunto de luces que, incluso para los más conocedores del teatro de sombras, es un acertijo. Como docente, sabe transmitir las técnicas de su arte. No esconde secretos. Responde todas las preguntas, tal vez por aquello de que la letra, si es con paciencia, entra mejor.

Fabrizio Montecchi en la firma de ejemplares.

Fabrizio Montecchi en la firma de ejemplares.

Con motivo del lanzamiento de su libro Más allá de la pantalla. Hacia una identidad en el teatro de sombras contemporáneo (USAM Edita, 2016), Montecchi se presentó en el Auditorio Tanque del Campus Miguelete de la UNSAM. Acompañaron la presentación: Tito Lorefice, director de la licenciatura en Artes Escénicas de la UNSAM; Walter Cenci, secretario académico del Instituto de Artes Mauricio Kagel; y Ana Alvarado, directora de la carrera de Dirección Escénica de la UNA y del posgrado de Teatro de Objetos, Interactividad y Nuevos medios, además de docente en la UNSAM. Desde las gradas, también participaron otros notables, como el director, actor, titiritero, sombrista, puestista y docente, Gabriel Von Fernández; y Carlos Adrián Martínez, director y docente de teatro de títeres.

Durante la presentación, Montecchi, definió: “Antes, a las sombras, se las nombraba como parte de una técnica, cuando en realidad siempre fue un lenguaje”. Como innovador de su arte, ya en la década de 1970, Montecchi comienza a incorporar las pantallas en el espacio escénico. “Las sombras comienzan a separarse de las pantallas, y las pantallas empiezan a tener vida, la luz deja de ser fija y el cono de sombra que produce el objeto ya no es más opaco. De pronto todo empieza a tomar otro cuerpo, con otras texturas, densidades… y es ahí cuando nacen los primeros cuestionamientos de lo que significa la sombra. ¿Es la ausencia de luz? ¿Es la presencia de oscuridad?

El director y escenógrafo italiano considera que sombra es la ausencia “que llenamos con lo que queremos, lo que somos, lo que queremos ser y, al mismo tiempo, es un fenómeno físico. No se trata de una imagen, porque la imagen sustrae. Es la ecología de la visión”.

La sombra como resistencia

Fabrizio Montecchi, durante el workshop del 4 de noviembre en la UNSAM.

Fabrizio Montecchi durante el workshop del 4 de noviembre en la UNSAM-

“En principio no nos referimos a la sombra como una imagen reproducida, sino una imagen recreada”, advierte Montecchi. “El teatro de sombras es una Resistencia al multimedia, porque es perfectamente lo opuesto”, agregó, y la afirmación despertó una ovación en la audiencia. Acaso porque esa definición le sonó a quienes escuchaban como bandera de reivindicación. “El teatro de sombras usa a los multimedia cuando los necesita, no es un teatro de imagen, sino que tiene la imagen”.

Para el visitante, la expresividad en el teatro de sombras se apoya en la precisión técnica del artista. Lograr esto en una obra, explicó, “es del o más complejo”. En este orden, citó trabajos de Camboya y Tailandia que destacan por la precisión de los performers. También destacó la tradición turca del Karagoz, y el Wayang kulit de Indonesia, además de los burattini y los pupi siciliani, entre otros.

El 4 de noviembre, Montecchi ofreció un workshop para alumnos de Licenciatura en Artes Escénicas de la universidad, donde mostró el detrás de escena de algunas obras que realizó con la compañía Teatro Gioco Vita.

Por María Florencia Tabanera y Alejandro Alonso


Fabrizio Montecchi

Director y escenógrafo. Nació en Reggio Emilia (Italia) en 1960 y realizó estudios de arte y arquitectura. Vive y trabaja en Piacenza. Desde 1977 es colaborador permanente del Teatro Gioco Vita, con el cual ha trabajado en el crecimiento y desarrollo de la experiencia, única en su género, del teatro de sombras. Desde 1978 hasta 1985 participó en la instalación de todos los espectáculos de la compañía asumiendo diversos roles. Ha colaborado en diferentes proyectos: líricos, teatrales y de danza, como La Scala di Milano, La Fenice di Venecia, la Arena di Verona, y Teatro Regio di Torino, y Teatro dell’Opera di Roma, el Aterballetto di Reggio Emilia e il Piccolo Teatro di Milano. Ha trabajado como director de escena y escenógrafo con el Dockteatern Tittut de Estocolmo y la compañía Huriaruuth y Vireä Omena de Helsinki.

Desde 1993 desarrolla una intensa actividad de enseñanza y difusión del teatro de sombras contemporáneo, que lo ha llevado a dirigir residencias de formación e impartir seminarios en todo el mundo. Enseña teatro de sombras en la Ecole Nationale Supérieure des Arts de la Marionnette de Charleville-Meziéres y ha tenido encargos de docencia en la Turku Arts Academy de Turku, en la Akademis Teatralna de Białostock, en Uqam de Montreal y en la Scuola d’Arte Drammatica Paolo Grassi de Milán. Por esta actividad de enseñanza recibió en 2013, el Prix IIM de la Transmission del Institut International de la Marionnette de Charleville-Meziéres.



Sobre Más allá de la pantalla. Hacia una identidad en el teatro de sombras contemporáneo, dice Tito Lorefice en el prólogo:

Desde la mítica caverna platónica pesa un lastre para las sombras: ser la parte inferior de la realidad, condenadas a repetir dócilmente la silueta de los cuerpos, ser el efecto de la resistencia de la luz de los objetos que son iluminados, figuras encarceladas en una pantalla bidimensional.

Liberarlas ha sido una maravillosa tarea que el teatro ha emprendido, convertirlas en recurso expresivo, ser parte de un dispositivo performático, sacarlas de la prisión de la pantalla y, más allá de ella, jugar libremente en la escena.

Es habitual, natural y necesario que un artista conozca las técnicas, los lenguajes, los procedimientos que hacen al oficio; no tan frecuente es que un artista muestre un vasto y profundo conocimiento conceptual de su arte, menos aún que tenga una versátil circulación por los saberes tanto científicos y filosóficos como de otras disciplinas sociales.

Generosidad intelectual, maestría didáctica, respeto y apropiación creadora de la tradición conforman la configuración artístico-teórica de Fabrizio Montecchi, director, escenógrafo y colaborador permanente del Teatro Gioco Vita, donde viene desarrollando la experiencia del teatro de sombras desde hace casi cuarenta años, que se plasman en este libro. Más allá de la pantalla está concebido como testimonio, pero también como fuente, como cantera y usina para quien quiera estudiar, comprender y formarse en el mundo del teatro de sombras.


 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Docentes, entrevista, libros, títeres, teatro y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s