El Sapo Encantado – Cap.5 – Versos empapados

Ilustraciones: María Florencia Tabanera

Ilustraciones: María Florencia Tabanera

“Aquí me pongo a rezar”,
pensaba “Lengua-Cansada”,
temblorosa la papada
y los ojos inundados.
El sapo estaba angustiado,
y afuera el cielo tronaba.

“Pido a los santos del cielo,
a la Virgen lujanera,
a San José, a mi abuela
(que Dios la tenga en la gloria),
que de mí guarden memoria,
en esta noche fulera.

”Vengan, santos milagrosos,
socórranme en mi desgracia.
Tal vez me falte la audacia
de un príncipe, o un soldado,
mas soy el sapo encantado,
y compenso con mi gracia.

”He visto a muchos doctores,
y no me saben decir
si en verdad debo insistir
con esta vida de sapo,
o si vestido de harapos,
debo ser príncipe ´e añil.

”Mas ande otro criollo pasa,
Atilio ha de pasar…
Emmm, no quiero molestar,
soy un sapo respetuoso,
y como soy de otro pozo,
mejor vuelvo a mi lugar.

”De hambre me he de morir
si no encuentro a mi princesa”.
“Vaya, un sapo, ¡qué rareza!”,
dijo una voz cantarina.
y el sapito se hizo encima:
¡Ahí estaba Su Realeza!


Ésta es la quinta parte de “El sapo encantado”, basado en la obra de títeres de Florencia Tabanera, adaptado por Alejandro Alonso.

Capítulo 6  >>>

capanteriores
Primera parte
Segunda parte
Tercera parte
Cuarta parte

Anuncios