El Sapo Encantado – Cap.6 – Lo que dijo la Muñeca

“Pero, ¿quién sos?”, preguntaba
aquella voz melodiosa,
aromática de rosas
y dulce como la miel.
El sapito se hizo ver:
parecía una babosa.

Una babosa miedosa,
que no podía ni hablar.
Mojada, hasta el pulgar.
Castañeteaban los dientes
y le sudaba la frente.
Lo que se dice, un galán.

“Esa pregunta, le aviso,
no sé cómo responder,
porque sigo sin saber
cuál es mi naturaleza…
¿Debo decirle Su Alteza,
o princesa ya está bien?”
 
“No soy ninguna princesa,
puede llamarme Titina.
Soy muñeca y bailarina,
y de mi estante, alcaldesa.
Este cuarto es de Su Alteza.
Yo fui su mejor amiga”.

Sapito tiembla“Atilio, Lengua-Cansada,
puede llamarme, encantado.
Soy un sapito asustado
que busca a la princesa.
Con sólo un beso de ella
seré príncipe azulado”.

“¡La princesa de la casa!
Ahora juega en Internet,
usa Facebook, MySpace,
whatsappea con amigas,
y se olvidó de Titina…
¡Me ha cambiado por la Play!”
 
“Esa misma, su amiguita,
la princesa del lugar,
que me tiene que besar
para borrar el gualicho.
Si no le importa el capricho,
¿me la puede presentar?”

La muñeca se envaró.
¡Qué sapo tan confianzudo!
Y dijo: “Menos apuro,
que antes de conocerla
vos tenés que merecerla.
No será fácil, te juro”.


Ésta es la sexta parte de “El sapo encantado”, basado en la obra de títeres de Florencia Tabanera, adaptado por Alejandro Alonso.

Capítulo 7  >>>

 

capanteriores
Primera parte
Segunda parte
Tercera parte
Cuarta parte
Quinta parte